Análisis de Riesgo de Estrés por Frío

La exposición prolongada a bajas temperaturas provoca una pérdida generalizada de calor corporal, iniciando por las extremidades y zonas menos cubiertas, este aumenta siempre que la persona no cuente con suficiente protección en órganos vitales (cavidad torácica y abdominal), ocasionando una falta de confort térmico dificultando así la destreza manual y mental para realizar sus tareas; para esto es necesario adoptar las medidas de protección térmica necesarias para reducir el riesgo de afectaciones en la salud.